Cómo tirar el Tarot

Tarot y videncia en despacho
Consulta Tarot
en despacho

Si deseas una consulta amplia ven personalmente a mi consulta.
> Tarot en despacho

Tarot y videncia con Visa
Consulta Tarot
con Visa

¡15 minutos, 15 euros! Más económico que por el 806.
> Tarot con Visa

Tarot y videncia por 806
Consulta Tarot
por 806

Despeja tus dudas de forma rápida y eficaz. Atiendo personalmente.
> Tarot por 806

Tarot y videncia por email
Multiconsulta
Tarot con Tarifa Plana

La forma más económica de hacer tu consulta de Tarot.
> Tarifa Plana

Desde el nacimiento e incluso desde nuestra misma concepción, los seres humanos poseemos un potencial de lo que llegaremos a ser. Las influencias astrales de nuestro plano espacio-tiempo, la herencia genética, la posterior formación y el entorno, acumulan una historia que con el paso del tiempo iremos desengranando y nos obligará a elegir, a veces inconscientemente, el rumbo de nuestra existencia en este tránsito terrenal, dentro de las propias limitaciones, con nuestras fortalezas y debilidades. Dentro de esta compleja situación, marco de nuestra vida, si poseemos el apoyo necesario para anticiparnos al devenir, estaremos en situación ventajosa para afrontar con ciertas garantías de éxito, situaciones futuras adversas o por el contrario, aprenderemos a sacar provecho de las futuras épocas benéficas.

Muchas personas se benefician del provecho que obtienen de un buen profesional del tarot, videncia o astrología, pero son muchas más las que por miedo o desconocimiento, no se han aproximado a este mundo maravilloso que hasta hace unos pocos años era hermético. A estas últimas quiero explicarles en qué consiste “tirar el tarot”. También a los aficionados mi larga experiencia les servirá de ayuda.

La astrología científica, las cartas del tarot y otras mancias, ayudan a predecir tanto la adversidad como la prosperidad. No son métodos perfectos y probablemente no lo serán nunca, gracias a que el individuo goza de cierta capacidad de maniobra para gobernar el timón de su vida. Sin embargo, al utilizar el tarot para conocer nuestras posibilidades, nos adelantamos a los acontecimientos y, al entender nuestra situación desde una nueva perspectiva y la objetividad del tarotista, gozaremos de mayor capacidad para modificar lo adverso a nuestro favor y, por supuesto, obtener mayor beneficio cuando sepamos que se aproxima una etapa de prosperidad.

Entre mis criterios siempre he tenido uno muy presente, prefiero saber el 10% de algo que el 100% de nada. Y ahí es donde entra en acción el tarot; si lo manejamos bien nos informará al menos de ese 10% que se avecina a nuestra vida.

Como he dicho, ninguna mancia como el tarot es un sistema perfecto, y no podremos conocer los pequeños detalles del devenir. Nunca sabremos el 100%, en cambio se nos abrirán las puertas a un mundo nuevo de posibilidades, como por ejemplo: conocer soluciones a nuestros problemas, decidir el camino más propicio para una determinada acción, tomar decisiones más fundamentadas.

Una vez establecida la base del tarot, vamos a conocer lo necesario para el arte de tirar la baraja de cartas del tarot.

La Concentración

Antes de iniciar la tirada, el tarotista debe concentrarse y permanecer en un estado de tranquilidad y sosiego. En épocas donde el tarotista está inquieto por sus propios problemas, no es aconsejable echar el tarot a nadie.

El estado de concentración no implica, sin embargo, forzar la mente a prestar una atención tensa, sino todo lo contrario, requiere mucha relajación, y después lograr suavemente que nuestra voluntad y sobre todo nuestra atención se dirijan a un objeto determinado, puede ser el mazo de cartas del tarot, una pirámide de cuarzo o bola de cristal, un cuadro en la pared que nos inspire o cualquier objeto que revista especial importancia. Entre tanto, la mente se mantiene tranquila, serena, pero despierta y atenta, lo que abre el canal mental de percepción para recibir información.

Cuando se disponga a tirar el tarot, realice algunas respiraciones profundas que le ayuden a encontrar la calma y concentración que este arte necesita. Cuando logre la concentración se dará cuenta que tiene mejor capacidad para interpretar las cartas; fácilmente hallará la solución al problema que le plantee el cliente o, al menos, podrá decirle con facilidad lo que va a ocurrirle.

El Lugar donde Pasar Consulta

La cultura popular nos ha llevado a pensar que el consultorio de un tarotista o vidente debe encontrarse en penumbra, pleno de objetos misteriosos, exhibir imágenes de santos o demonios y oler a incienso o a esencias extrañas. Nada más lejos de la verdad; todo eso pertenece al cine y al sensacionalismo que el director del film quiere imprimir a su película para impresionar al público.

Para lograr el ambiente propicio para la lectura del tarot, el consultorio debe ser sobrio, sencillo, desprovisto de cualquier artículo extraño que pueda distraer la atención del consultante, como: exceso de imágenes de santos, candelabros, montones de libros, espadas y cuchillos de mago empleados en rituales, una calavera sobre la mesa, cuadros místicos, estatuas y un largo etcétera.

La habitación dedicada a la consulta debe limitarse a una mesa de madera, dos o tres sillas cómodas y, como máximo, un armario donde se guardarán las barajas del tarot u otras mancias y algunos libros de consulta, como por ejemplo: las tablas de efemérides, el libro de cambios horarios, el disco calculador de aspectos, etc., si el tarotista también es astrólogo.

La luz de la habitación no debe ser muy fuerte para no crear incomodidad, hay personas sensibles al exceso de luz (fotofobia), pero debe ser suficiente para iluminar adecuadamente el lugar. Según sean las dimensiones de la consulta, en ocasiones resulta aconsejable contar con una luz en la mesa donde se echa el tarot, que ilumine únicamente la zona donde se colocan las cartas.

El cliente ha de sentirse muy cómodo en todos los sentidos. Un punto a tener en cuenta es la inclinación religiosa del consultante, como no la sabemos salvo que le conozcamos de tiempo, se recomienda que la habitación esté libre de imágenes de una determinada religión, al menos de un exceso de estas imágenes. Mi experiencia personal me demuestra que no existe excesivo problema si se hace así. A lo largo de mi carrera profesional he recibido visitas de musulmanes e hindúes, jamás he tenido una queja por tener la imagen de un santo e incluso la Biblia encima de la mesa.

El aire acondicionado en verano y la calefacción en invierno son dos temas a tener en cuenta, porque forman parte de la comodidad y relajación en la consulta. Al igual que cerciorarse de que ventanas y puertas estén cerradas durante la consulta, que nadie, nuestra familia o vecinos, puedan escuchar lo que se habla con el cliente. En ocasiones se realizan comentarios durante la tirada que si son escuchados por terceros incomodan al cliente. Todo lo que se habla entre tarotista y consultante debe quedar entre las cuatro paredes de la habitación. Por poner un ejemplo, sería como ir a confesarse al sacerdote de la iglesia; es secreto de confesión.

Si la consulta es por teléfono no debe realizarse ninguna grabación, excepto en casos concretos que el cliente nos pida grabar la consulta, en ese caso debemos tener la certeza de su autorización y observar la ley de protección de datos personales y otras leyes que correspondan en su momento.

En la consulta no deben haber animales domésticos; hay clientes que no los toleran. Tampoco fumar delante del cliente mientras se echan las cartas, mejor no fumar en ningún momento; esperar a que éste haya marchado. Un detalle que muchos profesionales no tienen en cuenta, es no responder el teléfono cuando se está realizando una consulta. Hay tarotistas y videntes que les gusta impresionar y dar la imagen de lo importantes que son, y mientras atienden un cliente no paran de responder el teléfono con un asunto u otro. Una regla de oro: mientras se atiende a un cliente, el tiempo requerido para la consulta pertenece a ese cliente y a nadie más.

Abrir la ventana y la puerta después de la consulta para que corra el aire es una práctica beneficiosa; se debe limpiar el ambiente de cualquier vibración y renovar el aire.

Las Cartas del Tarot

Los fenómenos parapsicológicos discurren por un canal psíquico que recibe diversos nombres: prana, fluido magnético, bioenergía, energía espiritual, fluido astral, Chi, Od, etc.

Este fluido pertenece a la misma energía para todos, pero es diferente y único en cada uno de nosotros, y todo lo que tocamos se impregna de él, es como una huella energética personal. Por tanto, si deseamos tirar las cartas del tarot, primero de todo hemos de elegir la baraja que nos gusta, aquella que de entrada sus imágenes nos atraen y sugieren ideas a nuestra mente. Segundo, debe ser nueva, no debe prestarse a nadie, y siempre utilizarse con la misma finalidad, tratar de ayudar a nuestro cliente. El mazo de cartas del tarot debe convertirse en parte de nosotros, como una extensión, un miembro más.

Cuando el mazo de cartas del tarot no se emplea, deberá guardarse envolviéndolo en un pañuelo de seda de color violeta (púrpura), y guardarlo en el armario de la consulta sin que nadie lo toque; la baraja del tarot es la herramienta del tarotista, suya y de nadie más.

El Primer Contacto con las Cartas del Tarot

Abra la caja de cartas del tarot, saque las cartas y separe los Arcanos Mayores de los Menores; normalmente vienen separados. Aparte cualquier otra carta complementaria si la hay. Empiece por los Arcanos Mayores, mire detenidamente cada tarot, fíjese bien en las imágenes, memorice el número (normalmente romano) del tarot y la imagen. Observe los detalles de las imágenes, tome el tiempo que necesite en cada carta, no tenga prisa; aprender a echar correctamente el tarot requiere tiempo, esfuerzo y años de experiencia. Sea atento y metódico, aprenda cada día una carta, el número, el nombre, los detalles de la imagen y lo que a usted le sugiere. Cada vez que termine este trabajo guarde la baraja en el pañuelo y en el armario, y así cada día.

No quiera echar el tarot el primer día, tenga paciencia. Cuando haya memorizado cada carta y se haya familiarizado con los Arcanos Mayores, lea detenidamente el manual que acompaña la baraja, sino compre algún buen libro de tarot que hable de su baraja. Profundice en el simbolismo, trate de recordar cada tarot y el significado al derecho y al revés. Le llevará tiempo, no se impaciente; piense que los humanos hemos llegado a un elevado grado de evolución después de miles de años. No le pido que dedique el resto de su vida a aprender los Arcanos Mayores, sólo unos cuantos días o semanas.

Ahora empiece a practicar con sencillas tiradas. Haga preguntas simples y trate de interpretar el resultado, primero con una carta (varias veces), después con dos (varias veces) y así sucesivamente, hasta que sea capaz de hacer una breve interpretación a una pregunta simple con tres cartas a la vez. Después podrá practicar con las tiradas que encontrará en esta web, primero con las sencillas y luego con otras algo más complejas. En el menú al pie de cada página de esta web, encontrará abundante información sobre diversas cartas del tarot.

Poco a poco, con el paso del tiempo y la práctica, verá que es capaz de desvelar acontecimientos y que otras veces le vienen cosas a la mente, respuestas, mensajes, simplemente al barajar las cartas. Eso es indicio de que su videncia se está desarrollando.

Cuando domine perfectamente los Arcanos Mayores, realice el mismo proceso con los Arcanos Menores. Llegará el día que podrá realizar complejas tiradas con toda la baraja y se habrá convertido en tarotista. Pero le advierto, el camino es largo, duro y muchas veces deseará dejarlo. Incluso recibirá alguna que otra coz de algún cliente insatisfecho, porque espera escuchar aquello que quiere oír.

Antes de Echar las Cartas

Antes de iniciar una consulta de tarot, conviene que el tarotista o vidente hable distendidamente durante unos minutos acerca del motivo de la visita. Se trata de relajar la situación, de crear una atmósfera de tranquilidad y paz, que el cliente se sienta cómodo; hay personas que entran en la consulta atemorizados cuando es la primera vez que acuden a un profesional. Han escuchado o leído decenas de comentarios, muchos de ellos muy negativos, sobre estafas, brujerías y dominios, para que el cliente vuelva una y otra vez para sacarle el dinero. Crear este ambiente de paz debe hacerse sobre todo cuando el consultante es la primera vez que acude a su consulta y, al mismo tiempo, tener en cuenta todos los detalles que he explicado más arriba.

Conviene que nos dé el nombre y si es posible el primer apellido, con el único motivo de hacer las preguntas al tarot de forma concreta y concisa, también, si hay que preguntar por terceras personas, es deseable saber nombre y primer apellido, incluso el signo astrológico de uno y otro para focalizar aún más la pregunta. Todos esos datos deben olvidarse una vez el cliente ha salido de la consulta y si se han anotado en un papel, recomiendo romperlo y tirarlo, es una cuestión de ética profesional.

No me mal interprete, no se trata de sacar información privada del consultante, éste no debe explicarnos su vida con pelos y señales, de lo contrario puede pensar que después le repetimos esa misma información con otras palabras, fingiendo que la hemos recibido desde el “más allá”. Nunca ha sido buen camino hacer teatro en la consulta. Hay que ser realista, verdadero, decir lo que se ve o se percibe con naturalidad, sin fingir ni exagerar. Un astrólogo, un tarotista o un vidente, está en la profesión para ayudar al prójimo, no al contrario, y por su trabajo debe cobrar unos honorarios justos que le permitan vivir.

El tarotista o vidente debe ser persona con mucha mano izquierda e incluso diplomacia; saber comunicar delicadamente la información que se recibe del tarot, es misión del profesional aunque ésta sea dura, siempre sin cambiar la verdad o tratar de disfrazarla. El cliente debe saber con certeza qué ocurre o qué va a ocurrir en su vida, para estar dispuesto a afrontar los futuros acontecimientos con entereza si se prevén dificultades. El tarotista o vidente debe transmitir la información del tarot, nunca influenciar al consultante o tomar decisiones por él. La toma de decisiones corresponde al cliente, quien es dueño de su propia vida.

Un caso aparte es el consultante que viene a la consulta esperando escuchar lo que desea oír; en realidad desean que le regalen los oídos. Tienen ideas, proyectos, intenciones y ambiciones de cualquier especie, y sólo quieren que alguien les refuerce esa tendencia. Desean escuchar que van por el buen camino y que van a triunfar en sus propósitos. En estos casos, hay que continuar siendo íntegro como profesional y decir lo que se percibe en el tarot, sea bueno o no. Si la consulta se pone tensa lo mejor es abandonar la sesión con absoluta diplomacia, no cobrar nada y permitir que el cliente vaya a otro profesional donde tal vez escuche lo que desea; tratar con determinados clientes es en ocasiones una labor difícil y hay que armarse de paciencia.

Si un día le llaman o van a visitarle para una consulta y usted no se encuentra en plenas facultades, sea honesto consigo mismo y con el cliente, dígale que lo mejor es dejarlo para otra ocasión, porque ese día no le llega la “buena onda”.

Ritual para Echar el Tarot

Una vez sentado el cliente delante de usted y se haya distendido el ambiente, tome el mazo de cartas del tarot en sus manos, recite una pequeña oración, puede ser mentalmente, pidiendo ayuda a sus guías y entidades superiores desconocidas, también a algún santo o santa de su especial devoción. A partir de ahí elija el tipo de tirada o tiradas con las que usted tiene especial afinidad. Baraje las cartas del tarot, permita que alguna pueda quedar invertida para obtener mayor claridad en las respuestas. Recomiendo ir de lo general al detalle, de lo grande a lo pequeño, empezando por unas simples tiradas generales con pocas cartas, que indiquen qué está sucediendo. Poco a poco se van empleando más cartas y se van realizando tiradas más complejas a medida que avanzamos y obtenemos información, y el cliente nos manifiesta que estamos en lo cierto. Finalmente, se emplean tiradas donde interviene toda la baraja, tanto los Arcanos Mayores como los Menores, y es ahí donde se obtiene una amplitud y profundidad de información única y exclusiva. Cuando usted llegue a realizar esto tal como explico se habrá convertido en todo un profesional. Pero, recuerde, como he dicho anteriormente el camino es largo y duro, en ocasiones lleno de dificultades; si usted alcanza la meta se lo habrá “trabajado”.

Cuando termine la sesión sople ligeramente sobre las cartas, puede abrir la ventana y la puerta, y permita que la habitación y sus cartas del tarot se ventilen. Después tome la baraja y vuelva a guardarla en el pañuelo de seda hasta la próxima sesión. Si tiene varias sesiones seguidas lo mejor es que descanse unos minutos entre consulta y consulta, ventilando siempre la habitación para eliminar cualquier efluvio de la visita anterior.


Tarot y videncia en despacho
Consulta
en despacho

Si deseas una consulta amplia ven personalmente a mi consulta.
> Consulta en despacho

Tarot y videncia con Visa
Consulta
con Visa

¡15 minutos, 15 euros! Más económico que por el 806.
> Consulta con Visa

Tarot y videncia por 806
Consulta
por 806

Despeja tus dudas de forma rápida y eficaz. Atiendo personalmente.
> Consulta por 806

Tarot y videncia por email
Multiconsulta
Tarifa Plana

La forma más económica de hacer tu consulta.
> Tarifa Plana

¿Te ha gustado este artículo?

Entonces te agradecería que lo compartieras en las redes sociales con los botones que hay justo debajo. Gracias.