Reiki, sanación con las manos

Tarot y videncia en despacho
Consulta
en despacho

Si deseas una consulta amplia ven personalmente a mi consulta.
> Consulta en despacho

Tarot y videncia con Visa
Consulta
con Visa

¡15 minutos, 15 euros! Más económico que por el 806.
> Consulta con Visa

Tarot y videncia por 806
Consulta
por 806

Despeja tus dudas de forma rápida y eficaz. Atiendo personalmente.
> Consulta por 806

Tarot y videncia por email
Multiconsulta
Tarifa Plana

La forma más económica de hacer tu consulta.
> Tarifa Plana

Para entender el reiki o sanación con las manos, primero debemos remitirnos a lo que es el aura. El aura o cuerpo etéreo es un depósito de energía para la vida que se manifiesta como un sutil resplandor, cuya tarea es mantener la armonía del organismo; es decir, regular el flujo de la energía a través del cuerpo y ofrecer un soporte para los órganos.

Fotografía de Reiki, sanacion con las manos

Sin embargo, cuando esta energía se ve alterada o pierde su equilibrio, el cuerpo puede ser atacado por diversos trastornos y enfermedades. El reiki o sanación con las manos consiste en la aplicación directa de las manos para relajar y consolar, pero también para curar y otorgar bienestar a la persona objeto de tal aplicación, por medio de la energía espiritual. Cualquier persona tiene la facultad curativa del reiki, si bien algunas logran desarrollar y utilizar este poder de manera especial. Pero vale aclarar que con esta afirmación no estoy recomendando a los enfermos que busquen la solución de sus males en esta práctica, especialmente si no se encuentran iniciados en ella. Por ello, recomiendo al lector que, en caso de dolencia, se dirija siempre en primera instancia a un médico capacitado para conseguir un diagnóstico y seguir un tratamiento. El reiki o sanación con las manos constituye una recomendable terapia paralela.

La Enfermedad

Algunos de los sanadores más destacados de la práctica reiki declaran su absoluto convencimiento de que la enfermedad es un recurso inconsciente de la mente para buscar la muerte, a medida que va perdiendo los ánimos de vivir. Por ende, nadie se muere, sino que busca morir. Y para estas personas, la enfermedad se convertiría en una herramienta para conseguir su propósito.

A inicios del siglo XIX (19) se dio a conocer la naturaleza magnética de los seres vivos; este hecho, que en la India constituye una filosofía de vida, en el mundo occidental causó una gran conmoción; sin embargo, para oriente, nosotros sólo dimos un paso más en la senda del conocimiento de la energía espiritual.

La energía, de la naturaleza que sea, que los cuerpos celestes irradian es percibida por la Tierra y los seres vivos, pero también por las piedras; de allí deviene la cualidad de ciertos minerales, en especial los cristales, los cuales almacenan y dirigen la energía hacia los seres vivos. El efluvio magnético del cristal penetra por la piel y alivia la enfermedad, por lo que este tipo de mineral se ha convertido en una útil herramienta del sanador durante el proceso curativo.

A partir de los experimentos, surgieron dos posturas con respecto a la energía magnética:

  • Los animistas, quienes declaraban que las curaciones se debían a la profunda fe de los enfermos (es decir, al poder de la sugestión).
  • Los fluidistas, quienes aceptaban la existencia del fluido magnético.

Los Chakras

Al recibir la energía de reiki, el cuerpo enfermo utiliza sus canales internos y la dirige hacia donde le hace falta; por tal motivo, el sanador muchas veces no llega a conocer el origen del desequilibrio o qué zona del cuerpo está sanando. El reiki depende en gran medida del poder de absorción de energía por parte de los chakras, por ende, la mayor parte del trabajo de curar con las manos se concentrará en estos puntos del cuerpo humano.

Los chakras son centros de energía establecidos en siete niveles, alineados en base a la columna vertebral y por los que se puede inducir al cuerpo de un enfermo a restablecer su energía. La ubicación y función de estos siete chakras es la siguiente:

  1. La base de la columna vertebral, cerca del ano. Este chakra se vincula a las glándulas genitales, es decir, los testículos y ovarios.
  2. La zona umbilical. La mayoría de los pueblos orientales coinciden en afirmar que este chakra concentra la mayor cantidad de energía vital. En Japón, este punto recibe el nombre de “hara”, y es considerado el más potente irradiador de la fuerza.
  3. El bazo. Vinculado a las glándulas suprarrenales.
  4. A nivel del corazón. Este es uno de los chakras a los que los sanadores recurren con mayor frecuencia. El músculo cardíaco despliega un enorme caudal de energía.
  5. Sobre la garganta. Este chakra se encuentra vinculado a la glándula tiroides.
  6. En el entrecejo. Conocido también como “el tercer ojo”, se vincula con la glándula pituitaria.
  7. En la zona alta del cráneo. Vinculado con la glándula pineal, este chakra implica canales de energía cósmica con el cuerpo y unión con la divinidad.

Los siete chakras se comunican mediante un sistema de canales que discurren a lo largo de la columna vertebral, cuya naturaleza aún no ha sido desvelada por completo. Las culturas orientales, como la India, llevan milenios utilizando esta corriente energética, pero en Occidente todavía se observa el cuerpo humano como un objeto mecánico, sin concebir ni tratar su energía espiritual.

Los Otros Sentidos

Hasta hoy en día, la creencia generalizada es que nuestro cuerpo consta de cinco sentidos diferenciados, y no nos hemos dado cuenta de que para captar la realidad material, necesitamos una percepción más especializada. Y aunque nunca los hayamos discriminado o conceptualizado como tales, ya se han registrado casi veinte sentidos, mayormente relacionados y atribuidos al tacto y a las manos. Entre los sentidos vinculados estrictamente a percibir lo material podemos destacar la sensación de dolor, que discurre por una vía muy propia de la médula espinal, de forma tan independiente, que si este canal fuese bloqueado, no afectaría en nada a sentidos como la temperatura o la sensibilidad térmica, por ejemplo. El sentido de lo vibratorio se denomina palestecia; la esterognosia es la facultad de conocer la forma o el tamaño de un objeto por medio de la palpación. La baestecia nos permite calcular el peso.

Fotografía de Reiki, sanacion con las manos

El Reiki como Práctica Sobrenatural

Para ser considerada sobrenatural, una sanación a través de reiki debe cumplir tres condiciones:

  1. Pruebas de que previamente el tejido haya sufrido una alteración grave, con pérdida de sustancia.
  2. Evidencia de que este mismo tejido haya cicatrizado de manera instantánea o en todo caso, durante un plazo excesivamente corto para ser considerado normal.
  3. Su carácter absoluto; es decir, que la curación y el restablecimiento de las funciones queden normalizados de forma permanente.

La Sanación con las Manos o Reiki

La práctica del reiki deviene de la sanación espiritual que practicamos en nosotros mismos cuando, de manera instintiva, llevamos una mano a la parte herida o dolorida del cuerpo de una persona o animal, en un intento inconsciente y automático de compensar la pérdida de energía que allí se ha dado. Y es innegable que esta práctica tiene la facultad de disminuir o calmar el dolor.

El sanador puede ser descrito como el artesano con métodos desconocidos (frecuentemente hasta por él mismo), que se dedica a restaurar el equilibrio energético del cuerpo enfermo o incluso, mediante la transmisión de su propia energía espiritual. Siendo el reiki espiritual un intrínseco acto de amor, ningún sanador puede utilizar este don en aras únicamente del beneficio económico. Cierto, los sanadores tienen que comer, pero en el caso de que sus acciones estén movidas únicamente por el ansia pecuniaria, este don se le atrofiará, algunas veces de forma permanente. De ello también se deriva que un sanador no pueda utilizar su don para curarse a sí mismo.

La energía espiritual del sanador se encuentra más desarrollada que la del común de las personas debido a dos motivos:

  • Que la naturaleza de su energía suele ser más vibrante.
  • Al hecho de que la energía de reiki es susceptible a desarrollarse con el tiempo y la utilización, es decir, que un sanador con mayor experiencia, probablemente tenga este don más desarrollado que aquellos que se encuentran iniciándose en la práctica.

La energía reiki de sanación con las manos puede quedar impregnada en una tela, un papel y en diversos materiales, y tras ser colocada sobre la zona doliente, puede curar con efectividad a un enfermo. Un ejemplo célebre lo puede constituir el manto sagrado.

Los poderes más efectivos e impresionantes de reiki suelen hallarse concentrados en las manos. Es con la utilización directa de las manos que el sanador alcanza sus facultades máximas, logrando, en ocasiones, “mirar” con la yema de los dedos o con el centro de la palma de la mano, el interior del cuerpo humano y percibir una afección (gracias a lo cual se logra un efectivo y nada invasivo diagnóstico). Tal desarrollo del poder de reiki tiene también la facultad de irradiar una energía de intensidad tal, que logra detener de modo inmediato el dolor del enfermo.


Tarot y videncia en despacho
Consulta
en despacho

Si deseas una consulta amplia ven personalmente a mi consulta.
> Consulta en despacho

Tarot y videncia con Visa
Consulta
con Visa

¡15 minutos, 15 euros! Más económico que por el 806.
> Consulta con Visa

Tarot y videncia por 806
Consulta
por 806

Despeja tus dudas de forma rápida y eficaz. Atiendo personalmente.
> Consulta por 806

Tarot y videncia por email
Multiconsulta
Tarifa Plana

La forma más económica de hacer tu consulta.
> Tarifa Plana

¿Te ha gustado este artículo?

Entonces te agradecería que lo compartieras en las redes sociales con los botones que hay justo debajo. Gracias.